[ARTÍCULO] 25/09/20 – Las críticas hacia BTS normalmente son solo xenofobia disfrazada

Hoy, 25 de septiembre, la revista Teen Vogue ha rescatado este artículo de 2019 donde se comentan las situaciones de racismo que sufre BTS en el mundo de la industria.

A pesar de que es una publicación del año pasado, sigue siendo muy interesante su lectura, ya que a día de hoy la situación no parece que haya cambiado significativamente; sobretodo tras leer la revista para ARMYs que publicó Big Hit en Weverse. En ella se exponen los hechos ocurridos el 24 de febrero de 2020 en el programa de radio ‘The Howard Stern Show’ de SiriusXM – presentado por Howard Stern – cuando comentaban la situación actual del coronavirus. El presentador confesó que cuando BTS visitaron las instalaciones de SiriusXM el 21 de febrero, su guionista Sal Governale dijo, “Es imposible que estos tíos no tengan el coronavirus.” Howard Stern lo acusó de racista y el productor Gary Dell’Abate añadió, “Todas y cada una de las estrellas que entran en SiriusXM viajan por todo el mundo – no solo los asiáticos.” Podéis leer toda la traducción al español de la revista aquí.

¡Os dejamos con la traducción del artículo de Teen Vogue!

En este artículo, la escritora Aamina Khan refleja la reciente xenofobia que una cadena de TV australiana vertió sobre BTS, siendo un indicativo de un gran problema en cómo la gente debate y comenta a los músicos no angloparlantes.

“La música de BTS te gustará si la escuchas sin prejuicios,” dijo el rapero Suga de BTS en un mensaje a los lectores de la revista juvenil americana J-14 en marzo de 2018. En aquel tiempo, el grupo coreano ya estaba en pleno ascenso en el mercado de la música pop en Estados Unidos. Pero la petición de Suga – mitad promesa, mitad súplica – sigue siendo negada por parte del mundo occidental que, generalmente, insiste en usar el lenguaje xenofóbico para hablar de uno de los grupos más populares de 2019.

El suceso más reciente de este tipo de comportamiento se observó en un programa del Canal 9 de Australia, donde emitieron un reportaje completo lleno de sarcamos, algunas bromas xenófobas y críticas villanas hacia el talento de BTS. Uno ejemplo viene del cómico Jimmy Carr, quien casualmente hizo referencia a la guerra nuclear diciendo, “Cuando escuché por primera vez que algo coreano había explotado en Estados Unidos me preocupé, así que supongo que podría haber sido algo peor. Pero no mucho peor.” El vídeo se hizo viral y ha sido muy critiacado por lxs ARMYs, pero ese ejemplo es sólo el último de una fila de comentarios y bromas despectivas que han seguido al grupo surcoreano desde que se hicieron mucho más populares.

El septeto – formado por RM, Jin, SUGA, J-Hope, Jimin, V y Jungkook – debutó en 2013 y en 2019 cientos de millones de personas los respetan. Pero aunque no seas fan de BTS puedes seguir hablando de ellos sin tener que basarte en expresiones y perspectivas occidentales. Mientras que BTS continúa su carrera por el éxito global, es hora de abordar la tendencia de los angloparlantes a celebrar y reconocer el éxito únicamente cuando provienen de otros angloparlantes.

Esta tendencia no siempre toma forma de xenofobia flagrante y puede mostrarse de diferentes maneras que son más sutiles y difíciles de reclamar. Sigue habiendo un instinto arraigado de referirse a las canciones populares en otros idiomas como algo ‘sorprendente’ o ‘impactante’. Hay una notable inclinación a burlarse de cualquier cosa popular, especialmente cuando envuelve a una gran masa de fans compuesta, en su mayoría, por mujeres adolescentes y adultas; pero es aun más malicioso cuando se habla de la música latina, del K-Pop o de cualquier otra música popular que no se canta principalmente en inglés.

Hay una suposición subyacente donde los artistas angloparlantes son los que naturalmente se hacen famosos globalmente, realizan tours mundiales o lideran los ránkings musicales en decenas de países. Nadie cuestionaría por qué cantantes como Shawn Mendes y Justin Bieber, ambos canadienses, reciben un éxito tan demoledor en países donde no se habla inglés, y son considerados artistas por la prensa y el público general. Estas estrellas del pop son carismáticas, sus canciones están bien escritas y compuestas y el potente entusiasmo de sus fans internacionales es una prueba de que la música pop va más allá del idioma. Tampoco parece una coincidencia que ambos hayan abrazado las influencias y colaboraciones hispanas: Shawn con Camila Cabello en ‘Señorita’ y Justin con su verso en la canción ‘Despacito’ de Luis Fonsi y Daddy Yankee.

Cuando BTS (u otras estrellas del K-Pop como BLACKPINK, NCT 127 y TWICE) logran los mismos récords en la industria musical, siendo éxito en países donde el coreano no es un idioma ampliamente utilizado, es considerado un “fenómeno” con bastante burla. Solo en la primera mitad del 2019, BTS acudieron a los GRAMMYs como nominados y presentadores, publicaron un álbum que debutó #1 en Billboard, consiguieron su segundo sencillo platino y realizaron un tour mundial con dos conciertos agotados en el Estadio Wembley de Londres. Los siete integrantes incluso fueron invitados para pertencer a los miembros del comité de votaciones de la Academia de los GRAMMY. Cuando BTS ganaron el premio ‘Top Social Artist’ en los Billboard Music Awards de 2017, consiguieron 300 millones de votos de sus fans, superando a Shawn, Justin, Ariana Grande y Selena Gomez.

Aun así, estas victorias normalmente son ensuciadas con comentarios xenófobos y racistas en las redes sociales, reduciendo el grupo a “esos p*tos asiáticos” y “los One Direction asiáticos”. Siguiendo con los BBMAs de 2017, cuando BTS ganaron el premio ‘Top Social Artist’, rompiendo la estela de Justin Bieber ganando en esa categoría durante 6 años consecutivos, Twitter se llenó de comentarios quejándose de que nadie conocía a BTS y que ese premio no iba a conseguir que Estados Unidos comenzase a escuchar K-Pop (bueno, tenemos noticias para ti). Un usuario incluso protestó porque los artistas de norteamérica no asistían a premios coreanos (algo falso, ya que Charlie Puth fue invitado a los MGAs) y, por lo tanto, los artistas coreanos no deberían ser invitados a ceremonias de premios como los BBMAs.

Mientras tanto, los críticos occidentales siguen manteniendo una inquebrantable confusión sobre las razones del éxito de estos artistas, normalmente justificándolo a sus actuaciones, looks, apariencias e inmadurez de sus fans y no a su música. La primavera pasada, Roman Kemp de Capital FM confesó a Metro UK que no creía que el éxito que rodea a BTS se base en sus habilidades musicales. “Cuando consigues a grupos como ellos que crean este tipo de fandomanía… ¿[lxs fans] están por la música o por la apariencia de esos niños?”, preguntó Kemp. Pero este locutor de radio ya ha alimentado esta “fandomanía” en el pasado, cuando invitó a su programa rompecorazones angloparlantes como algunos ex-integrantes de One Direction, Jonas Brothers y Shawn Mendes, quienes tienen sonidos musicales parecidos y demografías de seguidorxs similares a grupos como BTS.

La manera con la que hablamos de la música pop cantada en coreano, japonés, español o cualquier otro idioma – sea por racismo obvio o indirecto – necesita cambiar. Según YouGov Omnibus, el 50% de los estadounidenses en 2018 afirmaron que “disfrutan” de una canción cantada en un idioma que no comprenden. En abril, un padre occidental se hizo viral por versionar ‘Boy With Luv’ con su hija de 17 años; además, muchas familias se unieron para participar en el desafío ‘Idol’ de 2019. No hay escasez de fans, y la aceptación de estos artistas internacionales está creciendo entre los hablantes no coreanos y, aún así, las bromas sobrepasan la cantidad habitual de condescendencia por parte personas que disfrutan odiando lo que es popular. Pero no hay ninguna ventaja final excluyendo de la conversación a los artistas que no hablan inglés. La música pop, como cualquier otra, solo puede mejorar si el campo de batalla amplía sus fronteras y se diversifica tanto en gente como en perspectivas.

Cuando finges deliberadamente ignorar algo que no entiendes, simplemente porque no logras comprenderlo y  niegas intentar familiarizarte con eso, estás perpetuando un problema. Sí, BTS cantan en coreano, y son unos grandes vocalistas, raperos, bailarines, compositores y productores musicales. Los integrantes de BTS son artistas serios, no por ser coreanos ni por tener fans jóvenes, sino por las razones anteriores. En este punto, negarse a colocarlos en el mismo plano que los artistas de pop angloparlantes más famosos es ignorancia deliberada.

Afortunadamente la música es una de esas experiencias comunes en los humanos que tiene la habilidad de crear puentes entre las barreras lingüísticas. Si crees en eso y sigues sin comprender cómo BTS se han convertido en gigantes, quizás puedes beneficiarte de la propia actitud del grupo cuando interactúan con otros. En una emisión en directo, J-Hope explicó con franqueza que no podía dejar de pensar que si su ingles fuera mejor, podría divertirse más realizando entrevistas y comunicándose con otros artistas en Estados Unidos. “Pero ahora que lo pienso,” dijo en coreano a 5.5 millones de fans. “Aunque no pueda hablar un idioma, puedo comunicarme. La sinceridad siempre funciona. En cualquier forma.”


Fuente: Teen Vogue
Trad. Esp: BTS Spain
*Si tomas la traducción, respeta TODOS los créditos*