Noche de Tormenta Capítulo 20, nuevos peligros se acercan

Noche de Tormenta

Capítulo 20  “Cortejo y nuevos peligros”

Tae nunca se había sentido tan emocionado como cuando arrancó el pequeño calendario que colgó sobre su puerta. Para ser un lunes por la mañana, el omega lucía feliz, pues ese día su castigo terminaba y aunque su madre tenía cierto recelo hacía el alfa que llevó a su hijo a casa luego de más de un fin de semana fuera de casa, sería difícil para ambos que ella aceptara su relación.

El pequeño lobo dio brinquitos mientras arrancaba las hojas y las hacía bolita. A pesar de las visitas de su mejor amigo, extrañaba a su alfa, incluso con todas esas llamadas nocturnas que tenían a escondidas.

Luego de revolver su armario para buscar un buen atuendo, ignorando el consejo de Hobi sobre buscar “algo que provoque que tu alfa esté detrás de ti por toda la escuela”, sus palabras no las de Tae, se decidió por un par de jeans negros y una gran sudadera lila. El frío poco a poco comenzaba a disminuir, así que optó por abrigarse con un gorrito de lana gris y una bufanda azul cielo.

Una vez vestido, tomó su mochila y bajo las escaleras a toda prisa.

-Me voy, nos vemos ma

Pero antes de que pudiera abrir la puerta y cruzar hacia la libertad, el gritó de su madre lo detuvo. La omega salió de brazos cruzados y con el ceño ligeramente fruncido

-¿Tan pronto? El autobús ni siquiera pasa a esta hora Tae, y peor aún, ni siquiera haz desayunado

El omega comenzó a jugar con sus manos, nervioso. Ansioso. Quería salir de ahí ya.

-Lo siento, no tengo apetito, además quiero llegar temprano y… quiero caminar un poco

-Tae

-Lo siento, de verdad. Hobi me verá allá, estuve 2 semanas encerrado, quiero sentirme normal mamá, despejarme

Pero su madre no estaba tan convencida, tenía miedo, pero tampoco quería retenerlo, luego de darle un gran abrazo y hacerlo prometer que llamaría una vez que llegará al colegio, Tae salió por la puerta y corrió como si su vida dependiera de ello.

La sonrisa del omega se dibujó una vez que giró en la esquina de la calle, cuando vio la camioneta negra de su alfa, quien estaba recargado, con los brazos cruzados. El omega chilló con emoción y apresuró el paso. Jungkook frunció el ceño con el temor de que se tropezará, pero abrió sus brazos para recibir a un pequeño lobo emocionado y que cabía perfectamente entre sus brazos.

-Omega.-Lo regañó, peor Tae ya estaba restregando su rostro por el pecho de su alfa, llenándose de su aroma y buscando la calidez de su abrazo

-Te extrañé, alfa. Estar castigado apesta

-Mhm.-Coincidió mientras lo abraza más contra él y besaba su cabeza sobre su gorro de lana.-Pero entiendo a tu madre, ¿sabes? Si yo tuve pánico, ella debió pasarla mal Tae

El omega se alejó y lo vio con un puchero sobre sus labios, se alejó un poco y pinchó su pecho con su dedo acusatoriamente

-Bueno, eres mi alfa, es normal tener miedo. Me disculpe con ella, pero estar encerrado fue… horrible, alfa. Tú no lo sabes

Se quejó como si fuera lo peor del mundo y Jungkook solo terminó riendo, besó sus mejillas rojas por el frío y abrió la puerta para que se subiera

-Estoy seguro que lo fue.-Ironizó mientras rodeaba el auto para ocupar su propio asiento

-Alfa, no te burles

-Lo siento, bebé.-Encendió el auto y activó la calefacción.-¿Por qué no vestiste algo más abrigado, Tae?

-No hace tanto frío

-Lo hace, bebé

-No.-Respondió, pero acercó sus manos a la corriente de aire caliente que salía de las pequeñas rendijas del auto

-Entonces.-Suspiró el alfa y se puso en marcha.-¿Quieres desayunar o… puedo entregarte tus regalos?

Y aunque su tono parecía tranquilo, sus nudillos se pusieron blancos cuando apretó el volante en sus manos, estaba nervioso. Afortunadamente para él, sus padres no habían sido tan estrictos y tuvo un poco de libertad para salir a buscar los obsequios que le daría a su omega durante el cortejo. Tae se sonrojó y miró por la ventana

-Creo que… podemos ¿hacer ambas cosas?.-Susurró

-Bien, entonces regalo y comida. ¿Qué lugar prefieres?

El omega se encogió de hombros y volteó a ver a su alfa cuando no recibió ninguna respuesta, aprovechó la luz en rojo del cruce para inclinarse y dejarle un beso en la mejilla a Jungkook

-Puedes llevarme a donde quieras, alfa

El lobo soltó una risita y asintió

-¿Qué es lo gracioso?

-Oh, nada bebé. Solo admito que me gusta, no no, me encanta este pequeño omega tuyo tan cariñoso. Antes ni siquiera hubieras aceptado un “buenos días” de mi parte

El omega mordió su labio inferior y suspiró. Se acomodó mejor sobre su asiento y cerró los ojos

-Creo que… solo quiero ser feliz.-Cuando sintió un leve apretón sobre su rodilla, continuó.-Te lastimaron y fuiste afortunado de tener un mejor amigo como Yoongi, ahora solo quiero que me cortejes y hacer todas esas cosas de alfa y omega, ya sabes. Incluso puedes besarme en la escuela

Y cuando abrió los ojos se encontró con un Jungkook sonriente, con las mejillas igual de sonrojadas que las suyas, así que entrelazó su mano con la libre que tenía el alfa. Juntos. Así era como quería permanecer. Y soltó una risita cuando su alfa besó sus nudillos.

**

-Entonces, unos panqueques, tortitas con tocino, café y una malteada, ¿correcto?

Jungkook asintió y cuando la chica que los atendió se alejó, aprovechó para sacar la primera caja de la bolsa llena de regalos para Tae

-Alfa, ni siquiera hemos comido aún.-Siseó con vergüenza, pero Jungkook le retiró el flequillo de la frente y le dio un beso de piquito

-No importa, estuvimos lejos 2 semanas y estuve a punto de… solo no quiero perder más tiempo, ¿ok?

-Ok.-replicó

-Bien, mi madre me habló de su cortejo y como se hacía en los viejos tiempos. Sé que somos más jóvenes pero… ella me contó sobre una antigua historia que mi abuela le relataba antes de irse a dormir.-El alfa abrió la caja del tamaño de un libro.-Esto.-Dijo mostrándole una libreta de cuero negro

-Quiero que lo tengas y escribas todo sobre nosotros, cualquier cosa, cuando estés disgustado conmigo, todo lo que sientes y no te atreves a decirme, omega. Mamá dijo que mis abuelos no tenían una buena relación al principio, así que ella decidió escribir todo lo que no podía decirle. Sin darse cuenta, comenzó a aprender muchas cosas sobre él y ella misma. Entonces, cada que ocurría algo en su relación, ella solo lo registraba, escribir todo eso siempre la ayudo a recordarle porque estaba a su lado, aun si las cosas se ponían difíciles… Yo… no quiero que me olvides nunca, Tae

El omega asintió con los ojos húmedos y aceptó el regalo, abrazando el libro contra su pecho

-Gracias. Lo haré, lo prometo

-Solo recuerda que es para ti, ¿de acuerdo?-Dijo acariciando su mejilla.-No te sientas obligado a enseñármelo

-Claro, alfa.-Dijo sorbiendo su nariz y sonrojándose cuando la chica apareció nuevamente para dejar sus pedidos

Antes de continuar, el alfa esperó a que Tae comiera algo, tomó la segunda caja y le pidió que cerrara los ojos

-Ahora, como me diste el honor de ser tu alfa y cortejarte, quiero que siempre luzcas tu corona, precioso

El omega sintió una leve presión sobre su cabeza y abrió los ojos, llevando sus manos a la cima de su cabeza y acariciando los pétalos que la decoraban

-Son blancas-Explicó.-Quiero que sepas que soy sincero con todo Tae, mis sentimientos son reales, ‘lo sabes, cierto?

El omega asintió despacio para no tirar su corona. Y Jungkook sintió que el amor a primera vista si existía, mirándolo feliz y a salvo, llevando una corona como señal de que él era el afortunado por poder llamarle su omega. El alfa también le regaló un par de guantes felpudos y una pulsera de plata con sus iniciales, solo quería consentirlo.

Ambos continuaron con su desayuno, entre miradas cómplices, mejillas sonrojadas y pequeños besos con sabor a miel y café.

Cuando terminaron, volvieron al auto y decidieron irse a la escuela, pero antes de que Tae pudiera despedirse correctamente de su alfa, una mano lo capturó y fue llevado a rastras hasta la entrada del colegio

-Dios, mírate.-Hobi tenía los ojos abiertos de par en par y una o perfecta era formada por sus labios, de pronto chilló y dio saltitos abrazando a Tae.-Eres un omega cortejado, eres un omega cortejado. Jungkook te está cortejando.-Gritó, llamando la atención de algunos alumnos. Tae quiso desaparecer en ese momento

-Hobi, solo guarda silencio.-Su amigo se alejó y lo miro serio

-¿Estás demente? Te están cortejando, Tae. La corona es preciosa, ese alfa lo está haciendo bien.-Suspiró.-Cuéntame todo, los detalles sucios y todos los  secretos, soy tu mejor amigo

Lo abrazó por los hombros y comenzaron a caminar por el pasillo

-N-no hay nada sucio con Jungkook, Hobi, no digas tonterías

-Por supuesto que no.-Rodó los ojos.-Estás saliendo con un alfa muy popular, capitán del equipo, hay algo sucio ahí

Tae cerró los ojos tratando de mantener la calma, a veces su amigo era tan hiperactivo que lograba avergonzarlo, pero sonrió y entrelazó sus brazos, mordiendo su labio y contándole la hermosa mañana que había tenido hasta ese momento. Su cortejo había comenzado y juró que era lo mejor que le había pasado en la vida. Lamentándose un poco de que Jungkook casi arriesgara su vida para poder aceptar sus sentimientos. Al menos ya tendría algo que escribir en su nueva libreta y desahogarse un poco.

**
El segundo día de cortejo fue igual de emocionante. Tae rodó los ojos un día antes, pues su madre había aparecido frente a su colegio para recogerlo, su castigo había terminado, pero no su desconfianza hacia Jungkook. Esa mañana Tae tuvo que desayunar en casa, pero su alfa de nuevo lo esperó en el mismo sitio. Llevaba un abrigo  y un suéter ligero puesto, pues al llevar su corona no podía usar sus gorritos de lana.

Ese día, el cortejo se trató sobre ser honesto y abrir el corazón el uno al otro antes de que las cosas avanzarán, si ninguno de los dos podía perdonar o aceptar los errores que los acompañaban, se decía que la relación jamás funcionaría y su lazo nunca se formaría.

A Tae no le gustó la idea, tenía miedo, pero se aseguró de ser valiente y de confiar en su alfa. Con la excusa de tener un curso extra, su madre le permitió quedarse hasta tarde. El omega odiaba mentirle, justo cuando el siguiente paso era sobre la honestidad.

Jungkook decidió llevarlo a una heladería, quería que su omega estuviera tranquilo antes de hablar de algunas cosas. Cuando terminaron su postre, visitaron un pequeño parque. Se situaron bajo la sombra de un gran árbol, listos para revelar sus peores temores y pedir perdón por lo que consideraban sus errores.

-¿Quieres iniciar tú?-Preguntó el alfa dejando un beso sobre su frente. Tae asintió, entre más rápido pasará su turno, la vergüenza y el miedo se irían de su corazón.-Ok, omega. Te escucho. Recuerda que te quiero y confió en ti

Tae asintió y tardó algunos minutos en a atreverse a hablar, suspiró y miró directamente a su alfa

-Yo… aún t-tengo miedo de que todo esto no sea rea, es decir, tú eres un alfa muy lindo.-Sus mejillas se colorearon.-Le gustas a todos en la escuela y, esa noche, viniste cuando te llamé, aún me sorprende que me hayas escuchado, solo, me cuesta trabajo confiar en eso, porque es algo muy intenso, peor te creo, ¿ok?

Jungkook asintió, entiendo los miedos de su omega y prometiendo que haría todo por demostrarle su amor.

-Bien.-Susurró y jugueteó con sus manos, lo que diría no sería fácil, no lo consideraba una traición, pero aun así quería decirlo.-C-cuando Josh me invitó a la reserva yo le creí, lo que dijo sobre ti lo creí, por eso me fui con él.-Tae apretó los ojos, con la vergüenza de no haber confiado en él.

El alfa soltó un gruñido y lo abrazo cuando comenzó a sollozar

-Hey, lo entiendo, vale. Sé que tenías miedo

-Pero no fue justo, alfa.-Chilló mirándolo con las lágrimas corriendo por sus mejillas, pero su alfa solo se dedicó a limpiarlas con sus pulgares y besar su frente.
 

-Vas a odiarme.-Soltó de pronto e hipó con el miedo inundándolo. El omega se abrazó a si mismo y miró a Jungkook.-J-Jimin no me dio miedo al principio, él lucía amable y puede que pensara que era lindo. Lo siento, lo siento.-Lloró abrazándose fuertemente al su alfa.

A Jungkook le dolió más los llantos de su omega que su confesión, estaba celoso, pero el omega entre sus brazos era suyo y nada podía cambiar eso.

-Shh, bebé, está bien

-No, no está. Es… él te golpeó y sé que no es malo, p-pero creí que era lindo, alfa, eso es traición.-Dijo asustado y como si se tratará de la peor cosa en el mundo

Su omega estaba lloroso, con la punta roja de su nariz por las lágrimas.

-Bien, entonces… ¿terminaste?

-Sí, lo siento mucho alfa

-Tae.-Dijo alzando su rostro tomándolo de la barbilla y besándolo con suavidad. Lento y sincero.-Tu alfa te acepta, omega

Y el pequeño lobo se echó a llorar de nuevo, de alivio y felicidad, pero el miedo volvió cuando llegó el turno de Jungkook

-Bueno, creo que ahora sigo yo

Tae sorbió la nariz y asintió

-Ok. Yo… te pedí que fueras valiente ese día, pero yo me moría de miedo. No podía pedirte algo que ni yo mismo pude hacer, lo siento omega. También pienso en aquella vez, ¿sabes? Todas las noches, te prometí que no debes preocuparte por nada y es así, pero… bebé, es difícil para mí. No fui capaz de defenderte, si no hubiera sido por Yoongi, nosotros no… lo siento tanto Tae. No soy lo suficientemente fuerte, no lo fui.-susurró con la voz quebrada. Su orgullo se sentía herido y no quería que su omega se sintiera indefenso a su lado

Pero cuando estuvo a punto de derramar las lágrimas, Tae ya estaba sobre su regazo abrasándolo y besando sus mejillas

-Fuiste valiente, tu peleaste, te golpearon

-Omega, yo perdí yo nunca…

-Shh. Sabías qué perderías antes del duelo, ¿cierto?.-Lo miró a los ojos y el alfa asintió.-Eso es mucho más valiente que derrotar a otro alfa, te importo y eso es lo que me importa

Tras unos minutos donde ambos se daban consuelo mutuo, el alfa continuó

-Bien, ahora, quizás esto no te guste, pero tengo que hacerlo. Te disgustaste conmigo porque me viste besar a esa omega

Tae se sentó por completo y se alejó del alfa

-No me gusta esto

-Tae

-No, tú no tienes que decirlo. No quiero escucharlo

-Omega, de eso se trata, ¿cierto? Nunca estaremos en paz si no nos decimos todo, tienes que escucharme así tu corazón sabrá si puede aceptarme, por favor.-Rogó

-Bien, pero que sea rápido. No es mi momento favorito en el mundo. ¿Ok?

-Ok, bebé.-suspiró.-Entonces, ese día, yo te lleve a cenar para que celebraras conmigo y prometí llevarte a casa, pero… es… yo.-Sus mejillas se pusieron rojas y Tae ladeó su cabeza confundido

-Alguien me dijo algo, es tonto, pero tú actuabas tan receloso conmigo que lo creí. Me dijeron que solo estabas ahí porque querías un poco de atención, es… la gente, bueno tú

-¿Alfa?.-Río bajito cuando lo vio balbucear sin sentido

-No eres de los más populares, ¿de acuerdo? Y que estuvieras ahí fue como si quisieras atención solo porque estabas conmigo entonces esta chica llegó y me besó y yo solo estaba un poco dolido, pero no sentí nada. Omega, no lo hago

Tae lo miró por largos segundos, estudiando su rostro y mirando sus manos entrelazadas. Jungkook lucía tan asustado, el omega terminó riendo y se acurrucó en su regazo

-Alfa

-Dime.-Susurró con el corazón latiéndole frenéticamente

-Eres tan torpe, alfa. Si quisiera ser popular, no te buscaría a ti

-Oh… ¿no?

-No, bobo. Puedo ser popular si quiero yo solito

Y Jungkook supo que se estaba burlando de él

-Te acepto alfa, soy tu omega.-Le susurró al odio.

 

Y ambos juraron que el peso del mundo se desvaneció de sus hombros, sintiendo un poco más el pequeño lazo que tiraba de sus corazones.

**

Jungkook se levantó rápidamente, con temor de que el chico parado frente a ellos estuviera acompañado.

-¿Qué haces aquí?

-J, calmate.-Intervino Yoongi y lo tomó del brazo

-¿Qué haces aquí?-Gritó, más asustado que enojado

-Yo… necesito hablar con Yoongi

-¿Quién te golpeó?-Preguntó el otro alfa.-¿Fue tu hermano?

Jin negó

-Los hombres de tu padre.-susurró

Yoongi gruñó y se sobó las sienes. Miró a Jungkook y suspiró

-Ve por Tae

-¿Qué? Ese tipo quier…

-No, J. Estarás bien, solo ve con tu omega, esto no te incube. Ve a su casa, llévalo a una cita, lo que sea. Yo me encargó

-Yoongi

-Por favor, amigo. Es… te explicaré en cuanto sepa de acuerdo

-Es peligroso Yoongi, lo sabes, si tu padre mandó a golpearlo es algo serio. ¿Qué hay de ti? Él puede lastimarte también

-Se trata de mi pareja, J. Tengo que saber qué está pasando. Jin no estaría aquí si no fuera grave

-Bien.-Aceptó a regañadientes, tomó sus cosas y salió de la cafetería. Solo esperaba que su omega no notará nada extraño

Cuando estuvieron solos, Yoongi lo escoltó hasta su auto. No quería las miradas curiosas de las personas sobre ellos, tampoco podía llevarlo a la enfermería sin que le hicieran preguntas

-Habla.-Dijo una vez que estuvieron a bordo de su auto

-Tienes que volver, acepta el lugar de tu padre, tienes que hacerlo

-No voy a malditamente ser su heredero, Jin. Lo sabes, por algo me largue de ese lugar

El alfa comenzó a llorar

-Por favor, Yoongi. Mi madre no tiene palabra en esto, nadie la tiene. Ningún alfa se atrevería a enfrentar a tu padre, por favor tienes que ir

El alfa apretó las manos sobre el volante y gruñó

-¿Qué fue lo que pasó?

-Jimin es acusado de traicionar a la manada, algunos creen que puso en peligro a nuestros lobos al enfrentarse a extraños, solo por… un deseo banal, reclamar a un omega que ni siquiera era suyo

-Bueno, sus malditas costumbres son las culpables, ¿qué tan hipócritas son?

-Aunque lo crean, ese no es el problema. Tu padre siempre supo lo de ustedes dos

-El viejo puede estar tranquilo, me largue de ahí y sabes que lo deje libre, no pude llevármelo

-El líder acusó a Jimin de traición, Yoongi. Cree que mi madre, nosotros, todo este tiempo hemos querido quitarle de su puesto.

-¿Y lo creen? Me fui de ahí y jamás di ninguna señal de querer cortejarlo antes y tu hermano ha mostrado muy bien su papel de alfa, Tae es la prueba

-Yoongi, tu padre y los lobos solo necesitan una prueba… Ellos han pedido que Jimin se enlace a alguien más, quieren que corteje a alguien para terminar con los rumores, pero tú sabes que eso lo matará, eres su pareja él no puede enlazarse a otro

-¿Y? Esperas que me presente y declaré mi amor, lo reclame ¿y listo? Solo les probaré su punto

-De cualquier modo el morirá si no vas, tienes que volver. Si se enlaza con alguien más, morirá, si te presentas puede que lo haga, pero al menos tendrás la oportunidad de salvarlo, tienes que enfrentarte a tu padre. No.. no podemos perderlo Yoongi

-¿Por qué te golpearon?-Preguntó ignorando sus ruegos

-Por huir, fue difícil, pero logre escapar. Ellos no querían que te encontrará, ahora soy un traidor, pero tu padre cree que no serás capaz de reclamar a tu pareja

El alfa soltó una risa fría y miró directamente a Jin

-Bueno, Jin. Creo que mi padre no me conoce realmente, ¿verdad?


 

Recuerda que puedes seguir nuestro perfil de Wattpad, ahí encontrarás todos los capítulos, también puedes hacerlo aquí.